Ya nadie pagará los platos rotos.